domingo, 29 de noviembre de 2015

Frío

El frío precipita sobre mi piel,
cual granizo en invierno.
Mis pelos se erizan
convirtiéndose en piel de gallina.
El viento sopla suavemente
entre los árboles.
Mordamos el fuego
y bañemonos en nieve.
Vayámonos de aquí.
Mientras que andamos,
los copos de nieve caen
sobre nuestros rostros
y el frío nos rodea.
Démosle la bienvenida
al invierno, despidiendo
al amoroso otoño.
Encarcelados por árboles
que sin paz nos torturan.
Solamente estamos nosotros.
Somos los únicos
que nos podemos ayudar.
El frío tan desagradable,
que incluso nuestros huesos
se rompen como cristales.
La única forma de sobrevivir,
era abrazarnos;
y aún así,
juntos hemos muerto.





sábado, 21 de noviembre de 2015

Te vas

Te vas
sin siquiera terminar
tu última palabra. 
Te vas
sin mirarme
una última vez.
Te vas,
quedando palabras
colgadas en el aire. 
Te vas,
y sin irte, desapareces.
Te vas
sin terminar
tu último café. 
Te vas
sin querer irte,
queriendo quedarte.
Te vas
sabiendo sin saber
que volver no podrás.
Te vas
sin pensar 
en el hilo que nos une.
Te has ido
y te digo, quédate,
quédate aquí 
y quédate también,
donde quiera que estés.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Café amargo

Mañana despertaré
y será un día más,
similar a hoy;
sin embargo,
absolutamente todo
será diferente.
Tú ya no estarás,
y yo no te dejaré volver.
Has vuelto ya cuarenta veces,
y cuarenta y una,
no aguantaría.
Porque cada vez que vuelves,
es una vez más que te vas.
Y cada vez que te has ido,
ha sido un paso mío
hacía atrás.
Por eso te digo,
sabiendo que no me oyes,
que te quedes ahí,
donde quieras estar.
Dicho esto,
espero que mañana
me despiertes
con un café amargo
y un abrazo
más amargo todavía.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Tanto dolor, que...

Se esconde tanto dolor 
dentro de mí; 
pero yo, incapaz de tocarlo.
A veces, me podría arrancar 
un brazo entero,
con el deseo de poder ver
y sentir, aunque solo sea
por una única vez,
todo ese dolor.
Tanto dolor,
que incluso la tristeza
se hunde
en un mar de lágrimas 
atravesado por colores 
de arco iris
que se escapan 
por un prisma de cristal. 
Tanto dolor,
que solamente quiero
que mi cuerpo se desgarre 
en cien pedazos,
para sentirlo por una vez.
Tanto dolor,
que llena mis pulmones de tal forma,
que le obstruye el camino 
al aire fresco. 


domingo, 1 de noviembre de 2015

Noviembre, has vuelto

Hola Noviembre,
¿Cómo estás?
Hace once meses,
que no sé nada de ti.
Ya me estabas preocupando,
no sabía si te volvería a ver.
Pero sí,
has vuelto,
o quizás he vuelto yo.
Noviembre,
llévame en tus brazos
durante los próximos
treinta días.
Por favor.
Necesito que me mimes
y que me digas que todo,
absolutamente todo,
saldrá bien.
Noviembre,
ha sido duro sin ti,
pero ahora has vuelto
y con tu viento,
me secas las lágrimas
de los ojos.
Y con tu frío,
me envuelves
en una suave manta.
Noviembre,
sé que te tendrás que ir,
pero prométeme
que en doce meses,
nos volveremos a ver.
Que tú volverás
y que yo volveré.